domingo, 12 de marzo de 2017

Modelando mi Juniperus Procumbens Nana #3: renovación de sustrato y poda de raíces

Trasplante realizado el 22-02-2017

     Otro pequeñajo más que ha estado dos años en el recipiente actual. Las raíces crecen, el sustrato se sobrecarga y el drenaje empieza a fallar, así que toca renovarlo. En el caso de los Juniperus Procumbens Nana es recomendable realizar el trasplante antes de que los brotes nuevos empiecen a asomar. En este caso, no encontramos yemas hinchadas ni nada por el estilo, un día aparecen pequeñas hojas de un tono verde claro, las cuales son la nueva brotación y ya nos empieza a indicar que vamos tarde si aun no hemos hecho nada.

Juniperus Procumbens Nana antes del trabajo.


Material a utilizar.
     Como siempre, exponeros lo que voy a utilizar para este trasplante. Empezamos por, como no, el árbol en cuestión y mi pequeño recipiente con la mezcla de sustrato habitual, 70% akadama y 30% kiryu (más que conocido por todos los seguidores de David Cortizas y sus "Escuela de Bonsai Online"). Herramientas, las habituales, rastrillo, pinzadora, podadora y vaciadora, aunque como veremos más adelante usaré un poco de "hormona enraizante en polvo" para favorecer el crecimiento de raíces en una zona concreta del nebari que ya veremos conforme vayamos avanzando en el trabajo.


    Comenzamos a peinar las raíces con el rastrillo. Encontramos no demasiada resistencia, ya que aunque las raíces han crecido en abundancia no es algo desproporcionado, supongo que las podas de formación que ha recibido este árbol en cuestión habrán tenido que ver. Mientras peinamos las raíces eliminando parte del sustrato se ve alguna raíz blanca, de las más recientes y delicadas. Recordemos la presencia de microrrizas en el junípero, como conífera que es, por lo que tendremos que extremar las precauciones a la hora de meter mano a las raíces.

Frente con raíces peinadas y respetando una parte del sustrato.

Raíces peinadas y respetando una parte del sustrato.
     Con las raíces ya peinadas, toca apartar el rastrillo y echar mano de la pinzadora para rebajar el volumen de las raíces y coger la podadora para eliminar alguna raíz predominante que dejamos sin tocar en el primer trasplante. Por la parte de alimentación del árbol no debemos preocuparnos demasiado por el número de raíces, ya que los juníperos absorben parte del agua por el follaje, por lo que podremos meter mano sin prestar demasiada atención a la relación entre follaje y raíces, solamente tendremos que tener cuidado por el tema microrrizas.

Frente con las raíces recortadas y eliminando la dominante.

Base con las raíces recortadas y eliminando la dominante.
     Empezamos a preparar el recipiente. En el caso de trasplante a maceta tocará preparar rejillas para los agujeros de drenaje y los alambres para los anclajes. En mi caso, el árbol volverá al mismo colador ya que aun le queda mucho engorde por delante, por lo que me limito a limpiar el colador y reutilizarlo. Repetimos el procedimiento habitual: rellenamos 2/3 del recipiente de sustrato formando una pequeña montaña sobre la que colocaremos el árbol e iremos inclinando según nuestro criterio, ya sea por estética o para potenciar alguna zona de crecimiento. Antes de realizar esto, aplico una pequeña cantidad de hormonas enraizantes en el corte de la raíz dominante para favorecer así el crecimiento rápido de raíces en dicha herida.
2/3 del recipiente con sustrato y montón central.

Colocación del árbol sobre el montón central.
     Con el árbol ya colocado, procedemos a rellenar el resto del recipiente con sustrato y a introducir este bajo y entre las raíces con un palillo mediante suaves y continuos golpes. Si colocamos nuestra mano sobre el sustrato, iremos notando como el volumen va reduciendo y se va colocando donde queremos. Una vez que hemos finalizado, tocará realizar un intenso riego, recordemos que en este caso debemos regar el follaje también, hasta que el agua salga abundantemente por todos los agujeros y lo más limpia posible. Aparte de esto, en mi caso, eliminé una pequeña rama que se había secado pero que no influía demasiado en la estructura.

Árbol antes del riego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario