domingo, 12 de febrero de 2017

Transplantado Sarracenia x chelsonii

     Investigando posibles sustratos para plantas carnívoras, de momento esta sarracenia que es la única que forma parte de mi colección, descubrí cierta información interesante. Hasta ahora la gran mayoría de trasplantes que había realizado estaban enfocados a los bonsais y siendo este sustrato reutilizable no había caído en la cuenta de la importancia medioambiental del sustrato, de la turba.

Sarracenia inicial, bolsa de musgo sphagnum
y segunda maceta.
     Mi idea principal, tal y como había leído en muchos sitios, era utilizar un porcentaje de turba rubia y perlita. De esta manera, combinaríamos las propiedades ácidas, nutritivas y de retención de agua de la turba rubia con la esponjosidad, aparte de una ligera retención del agua, que aporta la perlita. Fue entonces cuando vi un vídeo de "Carniplat", en concreto un vídeo titulado "Carniplant-Plantas carnívoras-Sustratos para plantas carnívoras", y fui consciente de la gran repercusión que tiene la comercialización de turba rubia. Debemos tener en cuenta que se trata de un ecosistema cada vez más reducido en nuestro planeta, debido a la comercialización de esta ya que se extrae de la naturaleza, y que necesita mucho tiempo para generarse, por lo que una alternativa más que viable es sustituir la turba rubia por musgo sphagnum ya que, entre otras cosas, esta vivo, mantiene muchísima humedad y crece con el paso del tiempo, a una velocidad mucho mayor que la que tarda en generarse la turba rubia. Hay gente que lo utiliza en cierto porcentaje dentro del sustrato base de sus plantas carnívoras, en mi caso he decidido usarlo en su totalidad ya que es más que recomendable y siendo el número de plantas carnívoras que poseo escaso, no me supone un gasto enorme. Además, destacar que se usa también en el mundo del bonsai por lo que su utilidad en mi caso puede ser doble. Por el momento, destacar estas cualidades del musgo sphagnum como tal y como sustrato, más adelante tal vez publique un artículo dedicado íntegramente a los beneficios de este maravilloso musgo ya que son muchos y es una alternativa más que recomendable, en este caso, para sustituir la turba rubia como sustrato de nuestras carnívoras.


Las divisiones antes de ser colocadas en sus nuevas macetas.

     En primer lugar, saqué el cepellón aun húmedo de la maceta. Retiré todo el sustrato antiguo que pude y limpie las raíces con cuidado. Una vez realizado esta limpieza, dividí el cepellón, fácilmente, en dos de uno de los cuales salio una pequeña parte que iría a otra maceta aun más pequeña. Aquí se ve la facilidad con la que se puede dividir la sarracenia.




La sarracenia ya dividida colocada en sus macetas
correspondientes antes de regar.
     Con las macetas preparadas, colocar un poco de musgo sphagnum en cada maceta, hacer un pequeño hueco donde colocar nuestra sarracenia y una vez colocada, añadir algo más de sphagnum para mantener estable nuestra recién trasplantada sarracenia. Con el trasplante ya finalizado, procedemos a regar por encima de la maceta, con cuidado de no rellenar las trampas con abundante agua, y colocamos de nuevo nuestras macetas en unos recipientes donde poder mantener siempre la base con agua. 



     Recordad que el agua debe ser lo más blanda posible, con un límite de 100ppm, por lo que se recomienda el agua de lluvia o el del aire acondicionado. En mi caso, por la zona en la que vivo, el agua del grifo presenta una dureza media, la cual, después de comprobar los valores, no supone un riesgo para mis plantas carnívoras.

Primera división principal en la maceta inicial
con sphagnum antes del riego.

Segunda división principal en otra maceta
con sphagnum antes del riego.

Pequeña división restante en otra maceta menor
con sphagnum antes del riego.
     Recordad que si tenéis alguna duda, comentario, opinión, sugerencia o propuesta para futuros artículos, podéis dejarla en los comentarios o mandar un email a conclusionesdemimente@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario