domingo, 19 de febrero de 2017

Otra suculenta más en la familia: lophophora williamsii

     Este 2017 ha traído unas temperaturas un tanto cálidas para lo que estamos acostumbrado en el norte de España, o al menos para esta zona. Esto hace que los árboles empiecen a responder antes, por lo que si tenemos algún trasplante programado...toca empezar a prepararlo todo. Lo cierto es que tenía pensado trasplantar todos los pequeñajos este año, pero después de revisarlos con detenimiento, las raíces no salen por los agujeros de los coladores, dos o tres pequeñas a lo sumo, por lo que no creo que sea necesario y podrán aguantar otro año más sin problema. El único problema que hay es que, en algunos arbolitos, el riego le cuesta penetrar algo más en el sustrato, debido a la propia compactación y acumulación de materia orgánica en la superficie, así que tal vez me limite a mover un poco el sustrato para airearlo levemente y poco más, aun así creo que cuento con algo de margen para decidir que hacer.

     Por el momento, paso a presentaros una pequeña crasa que me llamó la atención en su día por la falta de espinas, sus forma redondeada y una especie de pequeños puntos como de "algodón" que salían desde el centro de este. No estamos hablando de otra que de la Lophophora Williamsii o "Peyote". 

Mi Lophophora Williamsii o "Peyote".
     Una vez que adquirí este ejemplar empecé a investigar un poco y descubrí el sentido al mensaje que traía consigo y que en su día me hizo gracia: "Uso ornamental. No ingerir". Recuerdo que pensé, "¿quién se comería una suculenta así como así?", después descubrí que estamos antes un ejemplar prohibido en algunos países debido a sus efectos psicodélicos (cuenta con mezcalina entre sus componentes químicos, la cual es un poderoso alucinógeno), usado tradicionalmente por los indígenas americanos con fines medicinales y para rituales, está extendida a nivel mundial como enteógenos, además de complemente para diversas practicas, entre ellas: la meditación y la psicoterapia psicodélica.

     Debido a los efectos asociados al consumo de "peyote", su sobre-colección y a su lento crecimiento, actualmente su existencia se encuentra amenazada, en peligro crítico.

     Recordad que si tenéis alguna duda, comentario, opinión, sugerencia o propuesta para futuros artículos, podéis dejarla en los comentarios o mandar un email a conclusionesdemimente@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario