viernes, 28 de octubre de 2016

Modelando mi Juniperus Procumbens Nana #2: Poda estructural y alambrado.

     Hacía mucho que no me ponía con este pequeñajo. Ha pasado más de un año y desde entonces lo único que he hecho con él, ha sido dejarle crecer. Exacto, dejarle crecer y ver como las heridas del anterior trabajo se iban cerrando con una rapidez asombrosa debido a su rápido crecimiento en esta etapa aun tan joven. Lo cierto es que esperaba que el tiempo me iluminase sobre cómo trabajarlo y no fue hasta hace una semana que vi una posible salida.

Antigua espalda del junípero.

Antiguo frente del junípero.
     No es difícil ver la "dejadez" que tenía con este árbol. Simplemente, riego y abonado. Fue cuando observe una pequeña piña revisando sus "ramas", qué tuve una idea sobre como poder trabajarlo, pero requería podarlo prácticamente al completo. Antes me daba algo más de respeto, pero después del trabajo del alcornoque y el que tengo en mente para realizar más adelante con el arce, podar medio arbolito no supone ningún riesgo, así que me puse con ello. Viendo por donde salía una rama hacia la parte superior que podría utilizar como futuro ápice, decidí cortar por ahí. Eliminar ramas perpendiculares, tanto hacia arriba, como hacia abajo, como hacia el frente, como hacia la espalda. Algo normal dentro de las directrices que manejamos. Despejando así el pequeño tronco, vi hacia donde se inclinaba el árbol, por lo que la antigua espalda pasaría a frente y el antiguo frente a espalda.

Las ramas finales después de la poda.
     Una vez que el tronco estaba más aireado, con un pequeño cepillo duro, he empezado a raspar el tronco para quitar algunas yemas que salían de este, antiguas hojas, polvo y ramitas secas. Con todo más despejado, me dispongo a alambrar un poco estas ramas. Dar un poco de forma a la rama principal, bajar la rama que formará la espalda y colocar el futuro ápice con algunos giros que permitan utilizar un futuro brote como rama secundaria.

Nuevo frente después del trabajo.

Nueva espalda después del trabajo.
     Ahora solo toca esperar, ver como evoluciona este pequeño y seguir trabajándolo poco a poco. Lo cierto es que ahora lo veo con mucho más entusiasmo que antes.Tal vez sea el poder trabajarlo con una idea en mente, pero haber eliminado el "desorden" anterior espero que le sirva también a él para crecer con más fuerza ya que tanto el aire como la luz entrará hasta el mismísimo tronco y no como sucedía antes que la mayor parte quedaba en una capa superficial.

2 comentarios:

  1. Con tu permiso, repito.
    Creo que tienes algunos árboles con potencial (digo creo, porque no tengo aun mucha idea, pero es la sensación sincera que me transmiten).
    Creo que has acertado en el cambio que le diste al junipero. Parece otro. Para bien.
    Supongo que la siguiente idea será trasplantar en nueva posición, con el tachiagari mas inclinado y subir la primera rama para que quede horizontal. Así ganan eso que llaman "movimiento". ¿Estás de acuerdo?.
    Eso haría yo, con toda la humildad de opinar sobre el trabajo de otro. Suerte, va quedando muy chulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo Alberto,

      Completamente de acuerdo. Todos los árboles llevan en estos coladores pues sobre 2 años y va siendo hora de trasplantar, ver que tenemos bajo tierra y mirar nuevos ángulos de plantado que nos permitan jugar más con el movimiento de estos. Se avecina un 2017 con mucho movimiento, como siempre estará todo reflejado en este blog para que, al igual que haces tú, todo el que quiera comente y aprendamos unos de otros, ya sea con nuestro propio trabajo o con nuestras opiniones.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar