sábado, 1 de octubre de 2016

Modelando mi Ficus Microcarpa Tiger Bark #5: la importancia de un buen tirasavias

     En el anterior trabajo que realizamos en este Ficus, nos centramos en empezar un ápice desde 0 partiendo de un injerto en la parte superior del tronco para continuar un poco con su movimiento y acabar creando un ápice. Dejamos un pequeña yema como tiravias en dicha rama injertada. El injerto evolucionaba favorablemente, pero durante el verano con tanto transporte y sin poder estar pendiente de el pequeño por el trabajo, dicha yema acabó rompiéndose y eso ha supuesto el fracaso absoluto del injerto y, por lo tanto, del futuro ápice.
Rama ya seca con su antigua yema rota aun colgando.
     En el momento en el que esa yema se rompió, la savia dejo de circular por esa rama y se acabó secando. Esto significa que de momento el árbol seguirá sin ápice durante un tiempo, hasta que volvamos a intentar otro injerto por la misma zona. Si conseguimos alguna rama que no nos sirva en el diseño del árbol, usaremos esa o, en su defecto, usaremos alguno de los esquejes que han tirado para adelante de anteriores podas. Las opciones están ahí y no hay que desesperarse, solo fijarse en lo sabia que es la naturaleza y lo importante que resulta mantener intactos los tirasavias para algunos de nuestros trabajos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario