jueves, 25 de junio de 2015

Modelando mi Juniperus Procumbens Nana #1: despejando el tronco y dando algo de forma.

     Después de mucho tiempo observando los arbolitos y dejando que este junípero recuperase algo de fuerza del trasplante y poda que se le realizo por marzo de este mismo año, ha llegado el momento de despejar el tronco para poder tener una idea más clara de la posible estructura del árbol y proceder a alambrarlo.

Junípero preparado para empezar a ser trabajado.
     El junípero esta muy fuerte y brotando como un loco, así que he considerado que era el momento adecuado antes de que entrásemos más en el verano.

     Tenía ya preparadas las tijeras para pinzar cuando me he dado cuenta de que sería más rápido y más cómodo hacerlo con las manos, así que siguiendo esa intuición, he guardado las tijeras y con la yema de los dedos he ido arrancando las ramas más débiles o las que salían en las axilas de las ramas más fuertes.


Se empieza a ver el tronco con claridad.
     Si trabajamos con las manos esta especie debemos de ser conscientes de que nos pincharemos las manos. No son pinchazos dolorosos, pequeños pellizcos más bien, pero no dejan de ser molestos y cuando hemos terminado de trabajar nos deja un hormigueo en las manos bastante particular.

     Conforme iba despejando el tronco veía cosas que no me acababan de convencer  como un tronco demasiado horizontal y rígido como para doblarlo (al menos con mis conocimientos y materiales actuales), ramas no demasiado desarrolladas y movimientos difíciles de realizar gracias a la poda de ramas que realicé durante el trasplante. Consejo: que no nos consuman las prisas, nunca es tarde para cortar.

Después de su primer modelado desde 0. También del mio.
     Es la primera vez que intento trabajar un árbol sin una estructura previa ya definida (como los clásicos olmos y ficus chinos) y no sabía muy bien por donde cogerlo la verdad. Por el momento he barajado la posibilidad de cambiar el frente ya que el que tenía antes, después de despejar un poco la zona no acaba de convencerme. En resumidas cuentas, creo que he podido definir una rama principal, una secundaria un par para la espalda, una rama para el frente, algunas ramas sueltas por ahí sin una función aun definida y dos posibles ápices (uno de ellos parte de un extremo del tronco y otro sale del medio del tronco, aun no se cual elegir, así que dejaremos que recupere fuerzas mientras lo decidimos ya que le hemos metido mucha caña).

     Por último me gustaría dejar una foto de como está uno de los cortes que realicé durante el trasplante del Junípero (hace en torno a 3 meses). La naturaleza es impresionante. Es la primera vez que veo este proceso de sellado en uno de mis árboles, ya que pese a tener algún ficus y olmos, esta es la vez que lo he visto, motivo más que claro de que es aun muy joven y que está creciendo con mucha fuerza.
Sellado de la herida realizada hace 3 meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario