lunes, 10 de febrero de 2014

Los mitos más comunes en los referente al mundo del bonsai.

Bonsai representando la casa de Bilbo, "El señor de los anillos"
Crédito: Bonsai Empire
     El fascinante mundo del bonsai, como tantos otros, trae consigo una serie de mitos que muchas veces aleja a la gente de él o, simplemente, hace que se hable mal de él y por consiguiente se tenga una mala idea de lo que en realidad es este maravilloso mundo. Es por eso que aquí pongo una pequeña lista de los más frecuentes para conseguir así, en la medida de lo posible, que haya más gente enganchada al bonsai, ayudar a los nuevos para que no les timen y conseguir limpiar el nombre de este arte milenario.

Manzano con mini manzanas. Crédito: Bonsai Empire


  • Los bonsais NO crecen a partir de semillas especiales. Los bonsais son árboles en miniatura, su propio nombre "bon" (bandeja) + "sai" (naturaleza), deja claro que lo que se busca es cultivar "naturaleza" en una "bandeja", por lo que el tamaño de los frutos y por tanto el de las semillas será de mucho menor tamaño que el de un árbol que podamos encontrar en un monte.
Arce bonsai. Crédito: Decorando y renovando
  • Un bonsai NO es cuestión de meses, un bonsai requiere mucha paciencia y trabajo, pero sobre todo paciencia. Muchas veces lo que se piensa es que podemos conseguir un majestuoso ejemplar, como los que vemos en libros o revistas, en poco tiempo. Eso es totalmente FALSO, en el mundo del bonsai se deja de pensar en días y semanas, incluso en meses, y se pasa a pensar en años, por lo que la paciencia es algo muy importante. Hay que saber que hacer y cuando hacerlo para que no acabemos matando a nuestros bonsai.
Bonsai estilo "bosque". Crédito: Todo Bonsai
  • Los bonsais son seres vivos, por lo que si realizamos cualquier trabajo de mala manera, o dejamos que el bonsai llegue a recuperarse de otros trabajos que le hayamos realizado, acabará muriendo.
Bonsai de tamaño considerable. Crédito: Bunjin Bonsai N&O
  • Los bonsais son árboles que SI crecen, pero en lugar de hacerlo de manera lineal, lo hacen en volumen y mediante trabajos como la poda, alambrado, pinzado, trasplantes, abonado...etc se consigue que el árbol sea como sería en la naturaleza, pero a tamaño reducido. El ejemplo más claro es el de una especie de árbol que se en cuenta en dos lugares diferentes, y en uno de ellos es mucho más alto que en el otro, porque el árbol no ha podido desarrollar tanto las raíces por falta de espacio. El árbol en ese caso no sufre, se adapta al entorno, se acomoda.
Bonsai alambrado para darle forma. Crédito: Mis bonsais y mis aficiones.
  • El alambre NO aprisiona, NO maltrata y NO daña al bonsai. Muchas veces se piensa que al alambrar un bonsai y dar forma obligando a sus ramas a conseguir una forma determinada daña al árbol, eso es falso, el bonsai solo es dañado en el caso en el que la persona que realice el alambrado no tenga mucha destreza y deje marcas en la madera. Debemos recordar que estamos reduciendo el tamaño de un árbol que podemos encontrar en un monte a algo que podemos tener en nuestra ventana y que presente una apariencia casi idéntica. La naturaleza, muy sabia, consigue el determinadas ramas tengan una forma u otra, permitiendo así, por ejemplo, una mayor captación de luz. Las distintas normas que hay para decidir que ramas se pueden podar en un bonsai y cuales no, se rigen bajo lo que observamos en la naturaleza, pero al realizarse en un tamaño menor, tenemos que ayudar a que se consiga el efecto que se conseguiría en plena naturaleza.
Bonsai con abono orgánico. Crédito: El bonsai y yo.
  • El abono es NO es un dopaje. En la naturaleza las raíces y las ramas guardan una estrecha relación de proporcionalidad, por lo que podemos hacernos de la cantidad de raíces que se encuentras bajo tierra. Estas raíces absorben una gran cantidad de nutrientes ya que cubren grandes extensiones de tierra, el bonsai se encuentra en una pequeña maceta, en su gran mayoría con sustratos que no aportan casi nutrientes al árbol ya que el sustrato normal aplasta las delicadas raíces del bonsai, que no son igual de resistentes que las de un árbol en plena naturaleza, por lo que se le deben aportarlos nutrientes que no puede conseguir por su cuenta. Dichos nutrientes se dan mediante el abonado.
Regando abundantemente un bonsai. Crédito: Como cuidar un bonsai.
  • Los bonsais SI requieren agua. El echo de que sea un árbol en una maceta pequeña, no quiere decir que necesite una menor cantidad de agua, todo lo contrario. Un bonsai hay que regarlo cada vez que se vea el sustrato seco, como regla general, hasta que salga el agua por los agujeros de drenaje.
Un "bonsai de interior" en el interior con estado lamentable.
Crédito: Infojardín.
  • La más habitual, al menos en mi opinión, NO EXISTEN LOS BONSAIS DE INTERIOR. Casi todos empezamos con un "bonsai de interior" que encontramos en una gran superficie, pero por algo lo encontramos ahí. Es una estafa, un engaño, como hemos dicho antes los bonsais son ÁRBOLES en miniatura, y los árboles se encuentran en el exterior, por lo que el término "bonsai de interior" no es más que una estrategia comercial. 
     Espero que esto sirva de ayuda a más de uno, y si está pensando en meterse en este fascinante mundo y hay algo que le intentan vender que le huele raro, que no lo dude ni un segundo y pregunte, ya sea aquí, en otros blogs o foros. No hay excusa, ha día de hoy y gracias a internet, tenemos mucha información al alcance de nuestra mano, solo hay que saber cual hay que usar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario